¿Debemos corregirles en privado o en público?

A veces cedemos ante presión de los demás o nos importan más las opiniones de los que están a nuestro alrededor que las de nuestro propio hijo/a.
Incluso me atrevería a decir que tenemos miedo de que nos vean como padres/madres débiles entonces sacamos nuestro lado más «duro» aunque esto cause dolor a la personita que más queremos en el mundo.
.
Te doy unas pautas muy sencillas para que sepas que hacer en estos momentos:

1- Mantén la calma.

2- Evita mostrarte más severo aunque sientas que estás siendo juzgado como padre/madre. Confía en ti, tu hijo/a también lo hace.

3- Lleva a tu hijo/a aparte y habla tranquilamente con él/ella. Piensa en como te sentirías tú si alguien te recrimina delante de otros.

4- Pregúntale por lo sucedido y expresaros el unos al otro como os sentís ante lo sucedido.

5- Trata de educar o corregir, no reñir.

6- Intentad llegar a un acuerdo o buscar una solución común.

7- Volver al lugar y observa.

8- Si la situación a mejorado, házselo saber cuando estéis a solas. Si no, recuérdale lo acordado.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *