Incoherencias en la educación que damos. Ejemplos


A diario los padres nos enfrentamos a situaciones que nos hacen reaccionar de distintas maneras, a veces buenas y otras no tan buenas, pero no por esto somos malos padres simplemente lo hacemos lo mejor que podemos y que sabemos. ¿Porque sucede esto? Por desconocimiento de no saber otra forma de abordar las situaciones con nuestros hijos e hijas, es un desafío constante para el que nadie nos ha preparado, es por esto que caemos en contadas incoherencias en la educación que damos. Un cúmulo de contradicciones que vuelven locos a nuestros pequeños escaladores y a nosotros.

Veámos algunos ejemplos que seguro te resuenan:

  • «Deja de gritar», pero se lo decimos gritando todavía más.
  • «No corras», pero nosotros vamos todo el día corriendo y con prisa o soltamos frases del tipo «corre que llegas tarde», «apúrate que no nos da tiempo», «mira tu amigo, corre, ve a junto de él».
  • «Tranquilízate», pero se lo pedimos totalmente alterados o perdemos los nervios a la mínima.
  • «Come fruta», pero a ti nunca te la ven comer.
  • «Ya estás con el teléfono», pero tú es lo primero que coges al despertarte.
  • «Pide las cosas por favor», pero nosotros no incorporamos esta palabra en el día a día a la hora de pedir las cosas, ni a los demás ni a nuestros hijos/as.
  • «No se miente», pero nosotros mentimos a diario e incluso nos pillan en algún renuncio pero como son mentirijillas o mentiras piadosas no pasa nada (nótese el sarcasmo)
  • «Escucha cuando te hablo», y nosotros? les escuchamos cuando hablan?? o les cortamos cuando consideramos que no llevan razón?
  • «No se pega», pero les zarandeamos o les damos en la mano o en el culo tratando de que aprendan la lección.

Es coherente??

Si somos el espejo de nuestros hijos y los aprendizajes ya sabemos que se dan por imitación, tiene que haber un acorde entre los que decimos y lo que hacemos, acompañar las palabras con nuestros actos, ser coherentes con nuestras palabras. Hay un dicho que puede resumir todo esto y es:

«Dímelo y lo olvidaré enséñame y lo aprenderé»

Una frase y un post para entender, para reflexionar y para tomar acciones de cambio.

NO PIDAS LO QUE TÚ NO HACES.

Comparte en comentarios alguna incoherencia que seguro que se me escapa.

(Y no olvides seguirme en redes)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *